¿A qué se debe el dolor muscular después del ejercicio?

Se describe como Dolencia Muscular Retrasada Inicialmente, o DOMS por sus siglas en inglés (Delayed Onset Muscle Soreness) al malestar muscular que se siente pasado uno o dos días depués de haber realizado algún tipo de ejercicio físico, siendo más comunes en quienes se inician en el mundo del deporte físico, cambian de rutina o integran nuevos movimientos o duración de su ejercicios.

30 de marzo de 2015

Podríamos decir que DOMS es el proceso de recuperación en el la resistencia de los músculos se ve mejorada, y por ende, las capacidades físicas del cuerpo también. La musculatura también se ve aumentada de forma considerable con el pasar de la semanas, en caso de llevar una rutina estricta con la alimentación adecuada.

El DOMS no debe confundirse con la fatiga, que es dolor experimentado durante el ejercicio. Tampoco tiene relación alguna con el dolor repentino e intenso provocado a raïz de algún tipo de lesión, desgarro o distención.

Debido a las microruturas en las fibras musculares causadas por el estrés físico del ejercicio, se produce esa sensación de dolor en los días siguientes. El malestar dependerá directamente de la intensidad a la que se somentieron los músculos durante la rutina en el gimnasio. Las contracciones musculares excéntricas, es decir, aquellas que causan que el músculo se contraiga con más fuerza mientras se alarga, tienen una mayor propensión a causar el DOMS. Algunos de estos ejercicios pueden ser el correr por terrenos inclinados, levantar cargas excesivas de peso, subir o bajar las escaleras, etc.

dolor-de-musculos

Remedios para el dolor muscular después del ejercicio

Generalmente no existe algún método científico empleado al 100% para combatir el DOMS, hasta hace algunos años se creía que realizar estiramientos suaves eran la clave para aliviar las molestias, sin embargo, luego de una serie de estudios, se comprobó que dichos estiramientos no eran efectivos.

Aún así, todavía existen algunos “remedios” como el uso de choques termales con agua al momento de tomar un baño.

La recuperación activa, es decir, realizar algún tipo de actividad aeróbica de baja intensidad, ayuda a aumentar el flujo sanguíneo, que se relaciona con la disminución del dolor muscular.

Los masajes deportivos igual pueden ser útiles para reducir la inflación e hinchazón muscular, propiciando a la regeneración de las fibras rotas.

Por último, no queda más que tener algo de paciencia, pues dependiendo de la capacidad del cuerpo para la adaptación, el dolor puede desaparecer entre los 3 y 7 días siguientes.

Fuente y fotos: Mi piel sana

Dejar un comentario

© 2017 Pontificia Universidad Católica del Perú - Todos los derechos reservados

Av. Universitaria N°1801, San Miguel, Lima 32 - Perú | Teléfono: (511) 626-2000

Arriba Menú