El ejercicio contrarresta los efectos nocivos de la contaminación del aire

Los efectos beneficiosos de la actividad física son más importantes para nuestra salud que los efectos negativos de la contaminación del aire, según un estudio de la Universidad de Copenhague.

14 de abril de 2015

Una investigación de la Universidad de Copenhague ha encontrado que los efectos beneficiosos del ejercicio son más importantes para nuestra salud que los efectos negativos de la contaminación del aire, que se relacionan con el riesgo de mortalidad prematura. El estudio, cuyos resultados se publican en Enviromental Health Perspectives,concluye que a pesar de los efectos adversos de la contaminación atmosférica sobre la salud, la contaminación del aire no debe percibirse como una barrera para dejar de ejercitar en las zonas urbanas. “Incluso para los que viven en las zonas más contaminadas de Copenhague, es más saludable salir a correr, caminar o ir a trabajar en bicicleta que permanecer inactivo”, dice la profesora asociada Zorana Jovanovic Andersen, del Centre for Epidemiology and Screening en la Universidad de Copenhague.

Es conocido que la actividad física reduce el riesgo de mortalidad prematura, mientras que la contaminación del aire aumenta este riesgo. La actividad física amplifica el volumen de respiración, así como la acumulación de contaminantes del aire en nuestros pulmones, lo que puede aumentar los efectos nocivos por contaminación del aire durante el ejercicio.

“La contaminación del aire se percibe, a menudo, como una barrera para realizar ejercicio en las zonas urbanas. Pero, debido a la creciente carga de salud por el aumento de la falta de actividad física y la obesidad en la sociedad moderna, nuestros resultados apoyan los esfuerzos en la promoción del ejercicio, incluso en las zonas urbanas con alta contaminación”, explica Andersen, primera autora del estudio.

“Por otro lado, aconsejamos a la gente que haga ejercicio en zonas verdes, parques y bosques donde la contaminación del aire es baja y que lo realice lejos de las carreteras más transitadas, cuando sea posible”, explica el coordinador del estudio, el Prof. Mark Nieuwenhuijsen, investigador del CREAL, centro de la alianza ISGlobal.

Éste es el primer gran estudio de cohorte prospectivo poblacional que ha analizado los efectos conjuntos de la actividad física y la contaminación atmosférica sobre la mortalidad. Se basa en datos de alta calidad, tanto en la actividad física como de la exposición a la contaminación del aire.

Un 20% menos de muertes

El trabajo ha incluido a 52.061 sujetos, con edades entre 50 a 65 años, de las principales ciudades de Aarhus y Copenhague, que participaron en el estudio de cohorte ‘Dieta, Cáncer y Salud’. Entre 1993 y 1997, informaron sobre sus actividades de ocio, físicas, incluyendo deportes, ir en bicicleta a/desde el trabajo y en su tiempo libre, jardinería y caminar. Luego, los investigadores estimaron los niveles de contaminación del aire de tráfico basándose en sus direcciones de residencia.

Un total de 5.500 participantes murieron antes de 2010, y los investigadores observaron un 20% menos de muertes entre aquellos que practicaron ejercicio que entre los que no hacían ningún ejercicio, incluso para aquellos que vivían en las zonas más contaminadas, en el centro de Copenhague y Aarhus, o cerca de las carreteras más transitadas y carreteras.

“También es importante tener en cuenta que estos resultados corresponden a Dinamarca y son extrapolables a sitios con niveles de contaminación similares. No son necesariamente ciertos en ciudades con niveles de contaminación atmosférica más altas, como ocurre en otras partes del mundo”, concluye Andersen.

Por: Jano.es

Dejar un comentario

© 2017 Pontificia Universidad Católica del Perú - Todos los derechos reservados

Av. Universitaria N°1801, San Miguel, Lima 32 - Perú | Teléfono: (511) 626-2000

Arriba Menú