Consejos para correr en el calor

Para la mayoría de los corredores, realizar la actividad con calor es muy complicado y, muchas veces, molesto. Pero no debemos permitir que nuestra carrera o entrenamiento se vea afectado por este fenómeno. Debemos aprender a correr bajo cualquier circunstancia. Con el calor debemos ser mucho más cuidadosos, para evitar un problema de deshidratación.

5 de marzo de 2018

Aquí te damos unos consejos para lograr un buen desempeño, a pesar de las altas temperaturas:

  • Escucha a tu cuerpo. Si cuando estás corriendo de pronto sientes náuseas, pesadez en la cabeza o de plano no sudas nada y tienes la boca seca, es un signo de alerta: algo no anda bien. Lo que debes hacer, de inmediato, es buscar la sombra y beber algo que te hidrate. Puede ser agua de coco (si es que la tienes cerca), bebidas isotónicas o agua mineral. Es muy importante que lo que sea que bebas, no lo bebas frío, pues puede resultar contraproducente.
  • Corre por la zona fresca. Suena lógico, pero muchas veces no lo hacemos. Lo mejor en estas épocas de verano, es buscar lugares más “amigables” para correr, como en montañas o bosques. Si estás en la ciudad, procura entrenar por zonas donde haya muchos árboles. Además de esas precauciones, intenta hacer una que otra parada para hidratarte -que siempre sea en la sombra.
  • Lleva la ropa adecuada. Es muy importante que lo hagas para evitar quemaduras de piel, deshidratación, etc. Lo más recomendable es usar playeras de manga larga, pero de telas muy ligeras como algodones o las famosas Clima Cool o Dry Fit. Se recomienda usar colores claros ya que estos reflejan el calor, no olvides también usar gorras o viseras para proteger tu rostro de las quemaduras y manchas producidas por el sol.
  • Hidrátate muy bien. Si tienes pensado correr por la mañana, deberás hidratarte con al menos dos litros de agua, el día anterior. La regla básica de hidratación es entre un 1 litro o 1.5 litros de agua por cada hora de ejercicio que realices. Es muy importante realizar una hidratación con electrolitos o sueros, para que tu cuerpo cuente con la cantidad suficiente de sodio y minerales que necesita. Recuerda que no por no tener sed, significa que estás bien hidratado.
  • Checa tus horarios de entrenamiento. Para evitar correr bajo el rayo de sol, puedes correr o muy temprano o muy tarde. Es decir, a partir de las 5 de la mañana y hasta antes de que salga el sol, o bien a partir de las 7 de la noche, cuando ya bajó el calor. Algunos corredores gustan de salir a correr a la medianoche, con short y sin playera (hombres) o top en el caso de las mujeres.
  • Corre a un ritmo más lento. En clima veraniego no se puede correr a tope, pues cuando el calor aprieta será muy difícil batir una marca personal. Se recomienda entrenar a un ritmo de carrera más bajo que el habitual. De esta manera, podrás hacer una buena competencia y cerrar con un buen sprint sin llegar débil o deshidratado.
  • Por último, disfruta del verano. Seguramente estarás de vacaciones, así que cualquier lugar será bueno para que te pongas los tenis y te vayas a correr. Experimenta con distancias más cortas. Te sentirás muy bien, mucho más ligero y con una mejor resistencia aeróbica.

No dejes de entrenar bajo ninguna circunstancia, recuerda que los corredores debemos aprender a recorrer cualquier camino y con cualquier clima. Somos capaces de acoplarnos y de aprender a recorrer distancias bajo cualquier circunstancia, eso nos hace más fuertes no solo de manera física sino también mental. Esta última es la que nos hace llegar a cualquier meta.

Por: Activo

Dejar un comentario

© 2018 Pontificia Universidad Católica del Perú - Todos los derechos reservados

Av. Universitaria N°1801, San Miguel, Lima 32 - Perú | Teléfono: (511) 626-2000

Arriba Menú