¿Cómo evitar las temibles ampollas al correr?

Una de las recomendaciones es usar medias , de algunos centímetros más altas que la altura del talón o que no roce con el filo de la zapatilla. Hidrata de forma continua tus pies, ya que la piel en esta parte de nuestro cuerpo es hasta 40 veces más gruesa que de la mejilla.

30 de julio de 2018

Para hablar sencillo, las ampollas son pequeñas bolsas de líquido que se forman en las capas superiores de la piel. La mayor parte de las veces aparecen por un mal uso de zapatillas, ya sea porque son demasiado grandes y tienden a causar fricción entre el pie y el calzado, o porque someten al pie a una presión excesiva.

Otra de las razones son la humedad y el calor. En épocas calurosas son más frecuentes, ya que al aumentar la sudoración se crea un medio más húmedo que favorece la “maceración” y debilita la piel contribuyendo a su aparición.

EN AMBOS CASOS HAY QUE DESTACAR LA IMPORTANCIA DE LAS MEDIAS QUE USAMOS.

Una media que mantenga la humedad o que tenga costuras en las zonas de presión puede ser la culpable. Es importante usar medias que mantengan el pie fresco, evacuando el sudor y la humedad y que no tengan costuras cuyo relieve pueda facilitar la creación de la ampolla por roce.

El podólogo del Real Madrid y experto en biomecánica, Víctor Alfaro, del portal podoactiva.com, a medida de prevención contra las ampollas recomienda lo siguiente:

1. Uso de zapatilla correcta
La zapatilla tiene que ser de la medida justa, no debe presionar el pie ni dejarlo suelto. Es muy importante probar las zapatillas nuevas en distancias cortas.  De esta manera, se puede ir apreciando cualquier signo de alarma como el enrojecimiento o el dolor puesto que la ampolla no aparece de inmediato.

2. Hidratar los pies
Es muy importante tener hidratados los pies. Para ello, recomienda utilizar una crema específica para corredores de forma habitual ya que la piel de los pies es hasta 40 veces más gruesa que la mejilla. Su uso regular ayudará a mantener una correcta hidratación de los pies.

3. Uso de vaselina
Se recomienda utilizar vaselina en las zonas de mayor riesgo de generación de ampollas como son el talón y zona dorsal y lateral de los dedos. Muchos corredores también aplican un poco de vaselina por encima de la media para aminorar la fricción entre la zapatilla y el pie.

4. Proteger las zonas más sensibles
Si ya se han tenido ampollas en los pies con anterioridad aconsejamos proteger las zonas donde ya se han tenido previamente. Un truco es usar un poco de “piel artificial” sujeta con un esparadrapo en estos puntos más delicados.

Consejos de un runner
Además Salvador Ruiz, Coach del grupo Adidas Runners, nos recomendó lo siguiente para cuando corras, y así evitar las temibles ampollas: 

•Usar medias de algunos centímetros más altas que la altura del talón o que no roce con el filo de la zapatilla, pues estas te pueden irritar la piel en contacto con el borde de la media y la zapatilla

•Cuando te hidrates o cojas un vaso para beber, aprieta el vaso, toma pocos sorbos y en ese momento baja el paso o abre las piernas para que el líquido no moje el calzado, ya que correr con medias mojadas aumenta las posibilidades que salgan ampollas.

•Post carrera, si te salen ampollas, espera 2 o 3 días cuando tus pies no estén sensibles, y con una aguja desinfectada o esterilizada, puedes hacer que salga el líquido linfático, pero sin quitar la piel para que no se infecte. Además la herida debe estar al aire libre el mayor tiempo posible para que seque rápido.

Por: Guía Runner – El Comercio

Dejar un comentario

© 2018 Pontificia Universidad Católica del Perú - Todos los derechos reservados

Av. Universitaria N°1801, San Miguel, Lima 32 - Perú | Teléfono: (511) 626-2000

Arriba Menú