¿Calambres durante la carrera? Supéralos con estos tres ejercicios

No tienes por qué abandonar la carrera si tienes un calambre, hay técnicas para aliviarlos e incluso evitarlos. Existen técnicas para poder superar estos contratiempos y poder continuar con tus entrenamientos.

29 de enero de 2018

En el running, los calambres son uno de los contratiempos más habituales. Suelen darse sobre todo en las pantorrillas, pero también podrían aparecer en zonas del cuerpo menos comunes como el estómago. Ocurren por un sobrecalentamiento del músculo o cuando el cuerpo queda sin líquidos y electrolitos. Y aunque no duran mucho tiempo, son muy dolorosos.

Kevin C. Miller, profesor de la Universidad de Michigan señala que los calambres son difíciles de estudiar por su naturaleza impredecible y espontánea. Pero, de todos modos, existen formas para evitarlo ¿Cómo? Para empezar, no hay que olvidar el calentamiento previo y el estiramiento posterior a la carrera. También sirve llevar un régimen de entrenamiento de progresión. ¿Qué más? La hidratación es clave: no olvides tomar una buena bebida deportiva o agua mientras entrenas. Asimismo, asegúrate de que las zapatillas que usas sean las adecuadas para ti. Por último, lleva una dieta balanceada, con frutas y verduras variadas.

¿Pero qué pasa si aun así te llega un calambre a mitad de la carrera? Deberás disminuir el paso y luego podrás realizar cualquiera de estos tres ejercicios que el equipo de Fisioterapia TMO nos aconsejó:

Estiramiento de cuadríceps. El corredor deberá llevar el talón de la pierna afectada hacia las nalgas de 15 a 20 segundos en estiramiento. De esta forma ayudará a quitar la presión sobre el musculo y podrá lograr su flexibilidad.

Estiramiento de gemelos. El deportista deberá apoyar ambas manos, con los brazos estirados, en alguna superficie (árbol, poste). Una pierna deberá ir adelante y la pierna lesionada, atrás. Por su parte, la cadera debe ir hacia delante y los talones, en contacto con el piso. Esta posición ayudará a oxigenar mejor el músculo.

Estiramiento de isquiotibiales. Elevar la pierna afectada, tratando de llevar la punta del pie hacia él. Mientras lo hace tendrá que inhalar y exhalar profundamente, así provocará una mayor oxigenación y un aumento de irrigación en el musculo para recuperar su flexibilidad.

Por: Guía Runner – El Comercio

Dejar un comentario

© 2018 Pontificia Universidad Católica del Perú - Todos los derechos reservados

Av. Universitaria N°1801, San Miguel, Lima 32 - Perú | Teléfono: (511) 626-2000

Arriba Menú