Todo Sobre las Carreras de Resistencia Aeróbicas

22 de junio de 2011

Por: Prof. de atletismo PUCP - Julio Martinich

Para empezar con la labor instructiva que nos proponemos, si deseas iniciarte en las carreras de resistencia o si ya eres un corredor con poca o mucha experiencia, debes tener en cuenta que para ser un buen corredor y mejorar tu rendimiento y condiciones físicas, es importante tener presente los siguientes principios:



  1. Sí decides iniciarte ahora, lo primero que debes  hacer es pasar por un chequeo médico general que asegure que tu organismo está en condiciones de someterlo al esfuerzo de correr prolongadamente. Sí eres un corredor iniciado, considera como necesario el pasar por una revisión médica anual o al inicio de cada temporada. Sobre todo debe presentarse especial atención a la revisión de las funciones cardiorrespiratorias y locomotrices.

  2. Un corredor de fondo debe ser serio y disciplinado, ser consciente de que su progreso atlético no depende solamente de los entrenamientos sino también de los cuidados de su estilo de vida particular. Hay que alimentarse bien y de forma equilibrada, con una dieta rica en carbohidratos, evitando en lo posible las grasas, los condimentos fuertes, el alcohol y el tabaco.  Las horas de sueño  deben ser suficientes para asegurarle al cuerpo la recuperación necesaria después del entrenamiento diario.  Lo normal para un corredor de resistencia es dormir entre 7 - 8 horas diarias y los días previos a las competencias solo 6.

  3. Todo  corredor de resistencia debe tener en cuenta que su carrera deportiva, o como practicante de la mejora de la capacidad cardiovascular, puede durar muchos años y por tanto, no debe forzar el cuerpo en los entrenamientos  cuando hay principios de lesiones u agotamiento por sobre entrenamiento o por la realización de un entrenamiento fuerte e intenso.  Las lesiones deben  ser tratadas  a tiempo y brindarles el descanso suficiente para la total recuperación.

  4. El incremento del kilometraje semanal para unos, para otros mensual, debe ser gradual y siempre de de año a año. Si recién empiezas, durante el primer mes, solo debes entrenar cada 2 o 3 días; en los meses siguientes puedes ir reduciendo un día de descanso semanal, hasta que al final del año ya se está en condiciones de entrenar 6 a 7 días semanales.  Si ya eres corredor iniciado, no te impacientes  por cubrir más kilómetros de los que realmente debes.


  5. Siempre deben tener en cuenta que a un día fuerte debe seguirlo un día de entrenamiento suave.

  6. Nunca intentes entrenarte de la misma forma que lo hacen los grandes corredores, porque lo que puede ser bueno para un atleta no lo es para el resto, ya que no todos soportamos de la misma forma el estrés que puede producir en nuestro organismo un tipo de entrenamiento determinado.  Aprende a elaborar tu propio plan de trabajo y descubre lo que realmente es más beneficioso para ti; busca siempre el consejo de los entrenadores o de los expertos que siempre te puedan ayudar.

  7. Entrena siempre con un plan preestablecido, por lo menos semanalmente, pues lo más perjudicial para un corredor es entrenarse intituivamente sin saber sí lo que está haciendo es correcto.

  8. Lo más importante para todo aquel que empieza a incursionar en las carreras aeróbicas, o resistencia cardiorrespiratorias, es construir unos buenos cimientos, así que durante los primeros 6 meses no ejecutar  ningún tipo de trabajo de velocidad propiamente dicho, excepto alguna sesión quinquenal de “fartlek” (juegos de cambios de ritmo).  En este aspecto siempre se presentan, por apurar  el proceso de adaptación del organismo al esfuerzo físico, inflamaciones musculares, tendinitis, etc. pues ésta es una de las razones del porque de la orientación de un entrenador quien sabrá  sugerir el proceso correcto.

  9. ¡CUIDADO CON LOS RESFRIADOS Y GRIPES!  No entrenes nunca cuando tengas estas molestias, hacerlo puede ser fatal para tu salud, especialmente cuando se tiene fiebre.  El entrenar  en éstas condiciones puede originarte daños irreparables al corazón y a las vías respiratorias.








Dejar un comentario

© 2019 Pontificia Universidad Católica del Perú - Todos los derechos reservados

Av. Universitaria N°1801, San Miguel, Lima 32 - Perú | Teléfono: (511) 626-2000

Arriba Menú